Hace unas semanas nos topamos con una nota en redes sociales que decía que Airbnb estaría ofreciendo una de sus experiencias especiales en Casa TEO: un taller de maíz con el mismísimo Enrique Olvera. Tomamos nota de la fecha y pusimos un recordatorio en el calendario.

Cuando llegó el día teníamos un poco más de detalles, las reservas estarían disponibles a partir de las 12:00 y únicamente habría 6 lugares, cada uno con el costo de $10 (sí, solo 10 pesos). Al medio día en punto refrescamos la aplicación y apareció el botón de «Reservar» solicitamos dos lugares, tuvimos que esperar un poco ya que la tarjeta de crédito era nueva y tenía que ser validad por Airbnb, nuestros nervios estaban a tope, tuvimos que reiniciar la aplicación y, pensando que ya todo estaba perdido, dimos click otra vez en «Reservar», finalmente lo logramos, fuimos una de las tres parejas que iría al taller.

El día de la cita, nos presentamos en Casa TEO (cuyas siglas significan Taller Enrique Olvera), nos dieron un tour por la casa, y acabamos con el Chef en la cocina abierta que está espectacular. Ahí empezamos a platicar sobre algunos aspectos interesantes del maíz, mientras tomábamos una cerveza.

  • Los diferentes tipos de maíz se cocinan de formas diversas, aportando texturas y consistencias diferentes a las tortillas.
  • A lo largo de todo el país se están haciendo esfuerzos por conservar los maíces nativos y criollos que las comunidades han estado utilizando por cientos de años.
  • Todas las tortillas de los restaurantes del grupo las hacen en el Molino «El Pujol».
  • Las mazorcas que compran para hacer la masa son los sobrantes, no les interesa comprar toda la producción y que la comunidad acabe tomando refrescos y gansitos.

Enrique Olvera hablando de maíz

Al poco tiempo llegó la primera tarea, hacer nuestra propia tostada con guacamole, mejillones, coles de Bruselas, alcachofa frita y puré de garbanzo entre otros ingredientes:

Casa TEO - Ingredientes para las tostadas

¿Cómo ven nuestra creación? ¿No quedó nada mal, no?

Tostada Comidista en Casa TEO

Después pasamos a la parte interesante, hacer nuestras propias tortillas y calentarlas en el comal de barro. No nos quedaron tan mal, pero estábamos tan metidos en el proceso que ni pudimos documentarlo.

Enrique Olvera enseñando a hacer tortillas

Cuando teníamos suficientes tortillas (casi todas preparadas por los expertos) pasamos a la mesa y, con todos los ingredientes al centro, preparamos nuestro propio taco placero con chicharrón de hongos, guacamole, ensalada de nopales, jocoque y salsa macha. Estaba tan bueno como se ve en la foto:

 

Taco Placero en Casa TEO

El siguiente platillo tenía un mayor grado de complejidad y fue preparado por Jesús Durón, el chef residente de Casa TEO. Fue un taco de charales rebosados acompañados de puré de ajo negro:

Taco de Charales en Casa TEO Para cerrar, Jesús nos preparó un postre de zapote con jugo de toronja, chico zapote y zarzamoras de Valle de Bravo.

Jesús Durón preparando el postre

Postre de zapote en Casa TEO

Definitivamente fue una gran experiencia, la plática, la comida, el lugar, pero sobretodo la sencillez y apertura de uno de los mejores chefs del mundo.